Radiofrecuencia y Diatermia

Técnicas y Tratamientos de Fisioterapia

El tratamiento en fisioterapia acompañado de una radiofrecuencia profesional sanitaria, en nuestro caso la R-200 (también conocida como diatermia), consiste en la emisión de radiaciones electromagnéticas que llegan hasta los tejidos más internos produciendo un aumento de temperatura en ellos.

Este aumento de temperatura es de entre 3º y 4ºC y no es producido por la máquina, sino por el propio cuerpo, como respuesta al movimiento de las cargas eléctricas de la corriente que llega hasta el interior de las células.

La radiofrecuencia o hipertermia que se produce gracias a esta técnica genera numerosos beneficios para el organismo como:

  • Aumenta la producción de elastina y colágeno.
  • Libera endorfinas y ello contribuye a la analgesia.
  • Efecto antiinflamatorio por la vasodilatación. Al aumentar el aporte sanguíneo se facilita la eliminación de toxinas y desechos así como la regeneración celular.
  • Regula el PH.
  • Mejora el sistema inmunitario.
  • Activación del sistema nervioso vegetativo.
  • Autorregulación térmica.
  • Hiperemia y vasodilatación.
  • Renovación del líquido intersticial.
  • Eliminación de residuos metabólicos.
  • Mejora el nivel de polarización celular.
  • Analgesia de dolores de origen bioquímico (también en mecánicos y neurálgicos de forma indirecta).
  • Relajación muscular.
  • Eliminación de edemas por vía linfática y sanguínea.
  • Diapédesis de elementos de defensa en la zona afectada.

Por todo lo anteriormente descrito podemos concluir que la radiofrecuencia de uso terapéutico y médico puede ser usada en multitud de patologías, ya sean agudas (roturas musculares, esguinces, epicondilitis…) o crónicas (artrosis, artritis…)

La afección más habitual en consulta suele ser la sobrecarga tanto cervical como lumbar y como hemos comprobado con numerosos pacientes, esta hipertermia profunda que se genera gracias a la radiofrecuencia, realmente genera un alivio en el paciente de manera rápida y con una sensación de calor muy agradable durante la sesión.

A pesar de ser una técnica respetuosa y nada invasiva para el paciente, presenta algunas contraindicaciones, como:

  • Mujeres embarazadas o lactantes.
  • Enfermedades cutáneas, heridas, arañazos…
  • Prótesis metálicas.
  • Marcapasos.

El uso de técnicas complementarias específicas en cualquier tratamiento de fisioterapia nos garantiza, en mayor medida, una mayor y óptima recuperación.

 

Solicitar información