Exploración Biomecánica

Especialidad de la Podología

Evaluación Biomecánica:

Una evaluación biomecánica consta del análisis de la pisada y de la marcha para determinar el estado articular, muscular y ligamentoso de los miembros inferiores y cómo interactúan en relación a otras partes del cuerpo, pudiendo así conocer si hay o si podría haber en un futuro alguna patología y qué tipo de tratamiento es el más adecuado.

La evaluación biomecánica se compone de varios pasos:

  1. Anamnesis: Es la charla con nuestros pacientes antes del estudio con la que se pretende conocer la causa de la visita, el origen de la dolencia y la necesidad de cada uno.
  2. Exploración en la camilla: Se valora el estado articular y rangos de movimiento en tobillo, rodilla y cadera. Las limitaciones en estas zonas nos orientan hacia el motivo de la patología.
  3. Exploración en carga: De pie podemos conocer mejor cómo se activan los grupos musculares de los miembros inferiores y la elasticidad que tenemos para moverlos.
  4. Estudio de la huella en nuestra plataforma de presiones: En ella vemos los puntos de máxima presión/apoyo en los pies y la posición del centro de gravedad de nuestro cuerpo, que ha de estar centrado.
  5. Análisis dinámico: Se observa cómo se mueve el conjunto de pie, tobillo, rodilla y caderas durante la marcha, lo que nos permite analizar las compensaciones que se crean al tener ciertas patologías y las patologías que se crean al compensar ciertas carencias biomecánicas.

Con un estudio correcto de la pisada prevenimos lesiones osteoarticulares, musculares y ligamentosas como esguinces, fascitis, sobrecargas musculares, dolores en la zona anterior del pie, lumbalgias, tendinitis o dolores de rodilla porque un mal apoyo del pie puede derivar en zonas superiores. También observamos posibles disimetrías, que son las diferencias de longitud entre una pierna y otra.

Solicitar información