Adicciones.

TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS

Una adicción se desarrolla cuando se pierde la capacidad de control a la hora de consumir una determinada sustancia o de llevar a cabo una conducta específica. Si antes se consumía una sustancia o se realizaba una conducta de forma esporádica y puntual, con el tiempo se convierte en un hábito que además domina a la persona. Ésta pierde la capacidad de elección, por lo que la situación se vuelve delicada y aparecen consecuencias negativas que afectan gravemente a la vida de las persona (problemas personales, familiares, laborales, económicos, etc.).

Por otro lado, debemos aprender a diferenciar entre los dos tipos de adicciones que existen:

  1. Las adicciones a sustancias (drogodependencia hacia el alcohol, la cocaína, el cannabis, etc.).
  2. Las adicciones a determinados comportamientos (ludopatía, sexo, compras, videojuegos, etc.).

Padecer una adicción genera un gran malestar tanto para la persona afectada como para su entorno. Es fundamental acudir a los profesionales de la psicología adecuados con el objetivo de abordar la situación lo antes posible. El proceso de intervención se basa en conocer detalladamente la historia vital del paciente con el fin de descubrir la historia de consumo (sustancia o conducta problemática, cantidad de consumo, situaciones que fomentan el consumo o la actividad, gasto económico, vía de administración, tratamientos llevados a cabo anteriormente, etc.) Una vez que la psicóloga cuente con toda la información, se establecerán de forma conjunta objetivos realistas y alcanzables. Seguidamente, se llevará a cabo la intervención y se emplearán estrategias que ayuden al paciente en su proceso de cambio.

¿Cómo trabajamos las adicciones en nuestra consulta de psicología?

El tratamiento que el profesional llevará a cabo ante una adicción se corresponde con la Terapia Motivacional y con la Terapia Cognitivo-Conductual.

Técnicas para afrontar la terapia y el tratamiento para la adicción:

  • Psicoeducación: Le explicamos al paciente los mitos que existen en la actualidad sobre las sustancias adictivas. También le explicamos cómo funciona la psicobiología de la adicción (el uso continuado de drogas causa cambios adaptativos en el cerebro, lo que explicaría la tolerancia). Por otro lado, el profesional también ayuda al paciente a que tome conciencia y reconozca su adicción.
  • Motivación para el cambio: El profesional ayuda al paciente a que realice un análisis sobre las ventajas de no consumir dividida en áreas vitales (salud, familiar, laboral, etc.)
  • Reestructuración cognitiva: el objetivo de dicha técnica es que el paciente entienda las relaciones entre las situaciones, sus pensamientos, sus emociones, el craving y la utilización de las sustancias. Para ello, se explica al paciente cómo funciona el modelo A-B-C y se exploran las ideas irracionales que pueden influir en el consumo del paciente.
  • Técnicas para manejar el craving: El craving se define como la necesidad irresistible de consumir. El profesional acuerda con el paciente una serie de pautas a seguir cuando aparezca el craving (Ej.: Sal del lugar en el que estés, si estás en casa cambia de habitación). Para ello, también se entrena al paciente en técnicas de distracción tales como centrarse en un objeto, conciencia sensorial, ejercicios mentales, actividades absorbentes, etc.
  • Modificación del estilo de vida: ayudar a la persona a desarrollar un interés sano hacia sí mismo, fomentar el interés social, entrenar el autocontrol, fomentar la tolerancia a la frustración, entrenar la flexibilidad, aprender a aceptar la incertidumbre, comprometerse con objetivos, adoptar un pensamiento crítico, aceptación incondicional propia, asumir riesgos calculados, adoptar una filosofía hedonista a largo plazo, aprender a responsabilizarse de los altibajos emocionales, adoptar un estilo de vida sano y cultivar el sentido del humor.
  • Entrenamiento en habilidades: de toma de conciencia sobre sus emociones, regulación emocional y solución de problemas, tolerancia al malestar (aburrimiento y vacío) y eficacia interpersonal (aprender a decir que no).
  • Prevención de recaídas: El profesional acuerda con el paciente una serie de pautas a llevar a cabo que permitan a la persona tomar decisiones ante situaciones en las que haya riesgo de recaída.

¿Hablamos?

Gracias, tu mensaje ha sido enviado correctamente.
Hubo un error al enviar tu mensaje. Por favor intentalo más tarde.