Terapia Familiar

Consulta de Psicología

La terapia familiar es un procedimiento que tiene como objetivo abordar aspectos conflictivos entre miembros de la familia. Se trata de una modalidad terapéutica que se centra en la familia como objeto de intervención con el fin de ofrecerle recursos y fortalecerla. A través de este tipo de tratamiento, se intenta involucrar a dos o más miembros de una familia con el objetivo de observar y modificar, cuando sea necesario, patrones de interacción entre los miembros de la familia.

Según la corriente sistémica, la familia es entendida como un sistema. Se trata de un conjunto de elementos cuya suma aporta un resultado mayor que la adición de cada uno de los miembros por separado. Desde esta perspectiva, el comportamiento de uno de los miembros de la familia no puede entenderse ni explicarse al margen del sistema. La terapia sistémica no pretende abordar el problema directamente, sino modificando las dinámicas familiares que lo mantienen.

Índices para acudir a terapia familiar:

  • Crisis familiares (situaciones complicadas o relacionadas con el ciclo vital): nacimiento de un hijo, emancipación, fallecimiento, etc.)
  • Problemas conductuales o trastornos mentales de uno de los miembros de la familia.
  • Tratamiento de adicciones: En el tratamiento de diversas adicciones puede ser efectivo involucrar a los familiares más cercanos, con el fin de ayudar a la persona a mantenerse alejado de los estímulos que favorezcan la respuesta de consumo.
  • Entrenamiento para padres: Se proporciona a los padres medios para hacer frente a las conductas desadaptativas de los hijos, a través del moldeamiento y del refuerzo positivo.

¿Cómo aborda el Psicólogo la Terapia Familiar en consulta?

Normalmente, durante la primera sesión cada miembro de la familia expone su punto de vista sobre el problema o la situación que están viviendo. Además, cuando el profesional considera que es el momento oportuno, solicita a cada miembro de la familia que exprese sus quejas libremente. La psicóloga aprovechará para mantenerse al margen durante espacios de tiempo en cada sesión con el fin de poder observar cómo se relacionan e interactúa la familia (modo de comunicarse, comunicación no verbal, quién actúa como líder, vínculos que se establecen dentro de sistema, etc.).

Una vez que el profesional ha analizado a la familia y es consciente de cuál es el tipo de relación que mantienen, así como sus dificultades, comienzan a desarrollarse las terapias de acción. A través de ejercicios y actividades se trabajan las relaciones y los roles existentes, con el objetivo de mejorar el núcleo familiar. Se pretende llegar a un punto de entendimiento común, en el que sean capaces de ponerse en el lugar del otro desde la empatía y comprensión, solucionando de forma conjunta los problemas que vayan surgiendo.

Técnicas psicológicas en la Terapia Familiar:

  • Redefinición positiva del problema: A través de dicha técnica se intenta otorgar a la situación negativa una lectura distinta. El objetivo es cuestionar la visión de los miembros de la familia sobre el problema e intentar observar la situación desde otra perspectiva.
  • Pregunta milagro: A través de esta técnica se le pregunta a la familia qué cosas cambiarían en su vida cotidiana si el problema se solucionase de repente. Atendiendo a sus respuestas, el profesional obtiene pistas sobre aspectos que se deben ir incorporando en la familia para que lo que desean se acabe cumpliendo. También resulta positivo preguntar sobre qué hicieron en aquellas ocasiones en las que las cosas salieron bien, con el fin de desviar la atención de lo negativo e incorporar comportamientos que han funcionado en el pasado.
  • Preguntas escala: Se le solicita a cada miembro de la familia que le otorgue una puntuación (del 0 al 10) a su problema. De este modo, el profesional puede indagar sobre qué haría falta para disminuir un punto en la escala, o si la puntuación es alta, qué hizo la persona para que no aumentase más.
  • Preguntas circulares: Se le pregunta a un miembro de la familia que responda sobre qué hace, piensa y/o siente otro miembro de la familia (presente en la consulta) sobre el que queremos saber algo. De este modo, se obtiene una visión interrelacionada de la situación problemática y posibilita que aparezca información que se desconocía, además de nuevos puntos de vista.
Solicitar información