Beneficios de las frutas

Es cierto que cada fruta tiene sus propias ventajas específicas, aunque este grupo de alimentos comparten unos determinados beneficios y propiedades generales que son muy importantes en la salud.

  • Entre las vitaminas más importantes destacan la vitamina C (cítricos, frutas tropicales, melón, fresas), provitamina A (albaricoques, cerezas, melocotón), nutrientes de acción antioxidante y B-carotenos.
  • También destacan por su alto contenido en minerales. Abunda el potasio, imprescindible para mantener el sistema nervioso sano y el magnesio que mejora el funcionamiento intestinal.
  • Las frutas contienen un elevado valor de saciedad porque contienen mucha fibra. Es recomendable que no sean peladas ya que la mayoría de la fibra se encuentra en la cáscara.
  • Tienen una elevada proporción de agua, lo que les confiere un alto valor y poder depurativo.
  • Finalmente, contienen fotoquímicos, pigmentos que le dan color y aroma. Igualmente poseen propiedades y beneficios antioxidantes que ayudan a retrasar el deterioro de los tejidos orgánicos y previenen la aparición del cáncer a la vez que retrasan el envejecimiento.

Es muy importante comer frutas antes de hacer ejercicio, puesto que contienen carbohidratos simples con índices glucémicos (IG) medios y bajos, los cuales nos ayudan a mantenernos sin fatiga. El IG es una medida que se utiliza para clasificar los alimentos ricos en HC según como afectan a los niveles de glucosa en la sangre. A mayor IG, mayor es la velocidad con la que la glucosa pasa a la sangre y viceversa.

Entre las frutas más recomendadas está el plátano, ya que tienen un IG superior al de las demás frutas. Por esta razón, se van liberando progresivamente los HC de una forma más rápida que el resto de las frutas, manteniendo nuestro IG en perfecto estado mientras ejercitamos, evitando la fatiga por falta de azúcar en nuestro organismo.

Esto no implica excluir de la alimentación otro tipo de frutas que van a contribuir de igual modo al mantenimiento de la salud del deportista.

No obstante, las frutas desecadas son muy buenas para quienes practican deportes que requieren de esfuerzo físico o deportes de larga duración. Aunque los mismos, son desaconsejados en casos de obesidad o sobrepeso ya que su contenido calórico es superior respecto a la fruta fresca. Hay que destacar especialmente las ciruelas y los higos muy eficaces para tratar el estreñimiento y mejorar el tránsito intestinal por su efecto laxante.

Por otra parte, hay algunas frutas que se les atribuye propiedades curativas como son las siguientes:

Manzana: Estreñimiento y trastornos gastrointestinales
Pera: Inflamación de la mucosa intestinal y retención de líquidos.

Melocotón: Anemia y estados de convalecencia.

Albaricoque: Estreñimiento, anemia, excitación nerviosa y retención de líquidos.

Ciruela: Estreñimiento.

Cereza: Arteriosclerosis, reumatismo, artritis y trastornos gástricos.

Fresa: Intoxicación hepática y endocrina.
Naranja: Estados febriles, resfriados y retención de líquidos.
Limón: Impermeabilidad capilar y formación de placas de ateroma en las arterias.
Plátano: Escasa secreción de jugo gástrico, diarrea, calambres.
Piña: Retención de líquidos, esclerosis, deficiencia en la tiroides y en las glándulas genitales.
Uva: Resfriados, estados de debilidad, congestión hepática y artritis.

Finalmente, si consumimos frutas para conservar y mejorar nuestra salud, es conveniente seguir algunas recomendaciones:

  • Deben consumirse lo más frescas y maduras posible.
  • Las frutas cítricas deben consumirse preferiblemente por la mañana.
  • Deben masticarse bien.
  • Deben estar bien lavadas, con agua pura.
  • Si se descompone una fruta, no la consuma, ya que contienen ácidos (láctico, acético, butírico y otros) perjudiciales para la salud.
  • No consuma la cáscara de alguna fruta a menos que esté completamente seguro que no tiene agroquímicos.
  • Es importante pelarlas con un cuchillo de acero inoxidable. De esta forma se evita que se dañe la carne de la fruta.