Cómo recuperarse tras el parto: Fisioterapia postparto

Soy María José Brotons, fisioterapeuta de Policlínica del Río-Hortega, nuestra clínica de Santa Pola (Alicante).

Por mi profesión, conocía la importancia de la fisioterapia en el postparto, pero nunca la valoré tanto hasta que fui madre. Hace unos meses di a luz, y la fisioterapia me ha ayudado física y psicológicamente a estar rápidamente al 100 % y así poder disfrutar de mí bebé.

Desde que nos quedamos embarazadas, nos preocupamos de cuidarnos la alimentación, hacemos deporte adaptado, vamos a clases preparto… todo para nuestro bebé y de prepararnos para ese día tan temido y a la vez tan importante: el parto. ¿Y después? Después de dar a luz nos olvidamos totalmente de nosotras, sólo nos preocupamos de que nuestros bebes estén bien, que coman y duerman bien, pero… ¿y nosotras?

Nos dicen que nuestras molestias y dolores son “normales”, que “con el tiempo se pasaran”. “Un mes o dos meses, es normal, tranquila, ya se pasará”. “Uy, yo después de tener a mis hijos ya no me quedé como estaba antes”. Creo que todas conocemos estas típicas frases, ¿verdad?

Pues no, no es así. Hoy en día tenemos a nuestra disposición profesionales de la fisioterapia que nos pueden ayudar a una óptima y rápida recuperación, porque una molestia no tiene porqué ser algo normal y que tengamos que soportar.

Pasada la cuarentena, sería conveniente que todas las mujeres, independientemente del tipo de parto vaginal o cesárea que hayan tenido, además de la revisión ginecológica, deberían hacerse una valoración de su suelo pélvico por parte de un fisioterapeuta especializado.

Durante el embarazo y el parto, las mujeres están expuestas a cambios estructurales y posturales, sobreesfuerzos y daños en estructuras pélvicas, abdominales, perineales, etc. Esta valoración nos permite conocer, prevenir y/o tratar problemas futuros como:

  • Dolores ciáticos
  • Hormigueos y adormecimiento de los dedos y sensación de hinchazón.
  • Dolor en el cóccix y articulación sacrococígea
  • Dolores de los grupos musculares posteriores de la pierna y planta del pie
  • Algias pubianas o dorsolumbares.
  • Diastasis abdominal
  • Adherencias cicatrices (tanto parto vaginal como cesárea)
  • Debilidad suelo pélvico
  • Incontinencia urinario o anal.
  • Desgarros perineales
  • Dispareunia o dolor durante el coito.

Con un tratamiento individualizado con ejercicios activos, hipopresivos, liberación diafragmática, tonificación del periné, masoterapia y diatermia, entre otros, te ayudaremos a que tu cuerpo se recupere lo antes posible y de una forma óptima y saludable.

Una identificación precoz de los posibles problemas presentes o los que existe riesgo de desarrollar en un futuro, nos permite elegir y enfocar el tratamiento que mejor se adapte a sus necesidades con mayor posibilidad de éxito, ya que es cuando mayor eficacia tienen las terapias y más fácilmente pueden prevenirse o resolverse dichos problemas.

¡Cuídate y así podrás disfrutar de tu nueva vida junto a tu bebé!