El peso durante el embarazo

Una de las mayores obsesiones que sufre la mujer embarazada es la preocupación por el aumento de peso y las dudas sobre si nuestro peso en las distintas etapas del embarazo está siendo correcto o no.

Este “agobio” es normal debido a la cantidad de información que recibimos, ya bien sea por parte de un profesional o de conocidas y amigas. Lo mismo nos dicen que debemos “comer por dos”, que las propias matronas le dan excesiva importancia al número de la báscula por si aumentamos más de lo que ellas consideran. A ello, le debemos sumar el tener siempre presente todas las “chicas modelos” actuales con sus perfectas figuras y rápidas recuperaciones tras el embarazo y parto.

Cierto es que el embarazo es un período muy importante y un buen momento para pensar sobre el estilo de vida que llevamos, los hábitos y la alimentación, y sobre todo como ello afectará tanto a la mamá como al bebé.

Por lo tanto, respondiendo a las cuestiones anteriormente mencionadas, el embarazo no es el momento de “hacer dieta”, es decir, de tomar menos calorías de las que necesita el cuerpo, porque puede afectar negativamente al desarrollo del feto, ni debemos comer por dos. En las embarazas se elevan los requerimientos nutricionales en torno al 10% y sólo a partir del sexto mes de embarazo. En la mayoría de las gestantes, inconscientemente se regulan o bien comiendo más o bien reduciendo su gasto calórico (ya que te sientes más pesada, más cansada y baja el ritmo de vida con respecto al habitual).

Lo que realmente debería de preocuparnos no es tanto la cantidad que tengo que comer o limitar las calorías que ingerimos, sino la calidad de nuestra alimentación, ya que en nuestra sociedad principalmente se abusa de las bebidas y productos azucarados, los aperitivos salados y las comidas rápidas. Es posible que os digan que debéis respetar los antojos, sean o no sean alimentos sanos, pero si la madre engorda bastante por los excesos alimentarios, su regalo será tener más células grasas que no se destruirán tan fácilmente. Lo más eficaz es no dejar pasar muchas horas sin comer porque si no es cuando nos apetecerán alimentos superfluos y no alimentos reales.

¿CUÁNTO PESO TENGO QUE COGER DURANTE EL EMBARAZO?

Primero decir que es más importante el peso de la mujer antes de quedarse embarazada que el aumento del peso durante el embarazo. Existen muchos mitos sobre el peso como “hay que aumentar 1 kilo al mes” o “hay que aprovechar para comer todo lo que te apetezca que luego se pierde fácilmente”. Sin embargo, utilizar el hambre para disfrutar de algunos placeres de la vida es muy poco recomendable para la salud del futuro bebé ya que éste se alimenta exclusivamente de los nutrientes que coma su madre.

A continuación, os exponemos una tabla orientativa sobre la ganancia de peso durante el embarazo, pero evidentemente no existe una ciencia exacta puesto que cada mujer y cada cuerpo es completamente único, por ello siempre se debe tratar nutricionalmente cada embarazada de forma individual.

 

Peso antes del embarazo Ganancia de peso en el embarazo
Bajo peso (IMC < 18,5) 12,5 a 18 kg
Peso normal (IMC de 18,5 a 24,9) 11,5 a 16 kg
Sobrepeso (IMC > 25) 7 a 11,5 kg
Obesidad (IMC > 30) 5 a 9 kg
Peso normal embarazo múltiple 17 – 25 kg

 

En definitiva, dejemos de “agobiarnos” por cuánto comemos que lo único que puede afectar es al desarrollo del bebé y preocupémonos de elegir bien los alimentos y hacer ejercicio adaptado. El mantenerse activos durante el embarazo también nos ayudará a controlar el aumento de peso. Si la mujer antes del embarazo era sedentaria, lo mejor es comenzar por sesiones de ejercicios que no duren más de 15 minutos, 3 veces a la semana, aumentando progresivamente hasta llegar a 30-45 minutos al día.

Acude a una nutricionista especialista en embarazo y lactancia y gana en calidad de vida, para ti y para tu bebé.