Hablemos de pieles maduras

En Policlínica del Río-Hortega queremos ayudarte a mantener tu piel madura lo más sana, reafirmada y bonita posible. Por ello te vamos a dar unas pautas y consejos para conseguirlo.

La menopausia es un aspecto que influye significativamente en el cambio de nuestra piel. Entre los 40 y 50 años, cuando se produce este cambio en la mujer, es cuando deberíamos cuidar la piel de un modo diferente y especial, ya que, aunque ésta tiene la capacidad de regenerarse, con el paso de los años se va perdiendo las capas de elastina y colágeno, y como consecuencia, se produce un mayor envejecimiento en un corto espacio de tiempo más acelerado.

Además, otros factores pueden acelerar este envejecimiento, como son:

  • Cambios hormonales, en los cuales la piel sufre mucho.
  • Exponernos a factores externos como el exceso de sol o el frío y aire.
  • Ciertas enfermedades o medicaciones también pueden acelerar este proceso
  • El cansancio, la falta de sueño, el estrés, el sedentarismo, dietas desequilibradas o el tabaco y alcohol.

Estos cambios pueden producir que la piel se afine por pérdida de grasa, la tendremos mucho más sensible, aumentará la sequedad en la piel por disminuir la secreción en las glándulas sebáceas y perderá colágeno y elastina. Con todo ello, disminuirá la firmeza, aumentarán las manchas solares y aparecerán las arrugas.

Así que, dependiendo del tipo de piel que tengas, si en tu juventud fue grasa, en la madurez estará más hidratada y menos arrugas, ya que las glándulas sebáceas habrán disminuido. Por el contrario, si la tuviste una piel seca de joven, en la madurez tendrán más problemas de arrugas, sensibilidad y problemas cutáneos.

¿Qué podemos hacer para mejorar la calidad de la piel?

El mejor de los tratamientos que siempre os recomendamos en cabina es el mantenimiento continuo. Es decir, no hay que esperar a que salgan las arrugas, sino prevenirlas desde una edad temprana y así evitar la pérdida de las fibras de elastina y colágeno.

A continuación, os recordamos los consejos que siempre os damos en cabina:

  • Exfoliarse 1 ó 2 veces por semana (según tipo de piel).
  • Aplicarse 1 ó 2 veces por semana una mascarilla específica para cada tipo de piel.
  • Cuidado nocturno: crema de noche acompañado de un sérum específico para potenciar así el tratamiento y contorno de ojos.
  • Cuidado de mañana: sérum de tratamiento, contorno de ojos y una buena crema solar. Es necesario el uso de protector solar los 365 días del año.
  • El uso de cremas específicas para cuello y escote, ya que es una zona bastante olvidada.
  • Hacerse un mínimo de 2 limpiezas faciales profesionales anuales, dependiendo del tipo de piel. La piel absorberá mejor los principios activos de todos los productos que estemos usando.
  • Una piel madura tiene tendencia a sufrir manchas, por ello recomendamos nuestro tratamiento por excelencia, el Rejuvenecimiento facial E-Light. Conseguirás una piel más unificada, libre de marcas, manos manchas y llena de luz.

Y por último y no menos importante, tratamiento de radiofrecuencia bipolar, ideal para activar el colágeno y elastina, ayudando a reafirmar y recuperar la elasticidad, el brillo, mejorando muchísimo su aspecto.

No lo olvides: cuanto antes empieces a cuidarte la piel, mejores resultados tendrás durante mucho más tiempo.