La importancia de la limpieza facial

Sois muchas las que acudís a nuestra clínica para asesoraros a diario sobre el cuidado de vuestra cara y piel. Os surge la curiosidad y la necesidad de que una profesional os valore cuando notáis cambios en vuestra piel como puede ser; piel apagada, con suciedad (poros), sin vitalidad, manchas…

Pues bien, lo primero que os recomendamos y que tenéis que tener en cuenta es llevar a cabo un cuidado y una limpieza facial en casa día a día. Es fundamental limpiarnos bien la piel tanto a primera hora de la mañana como al final del día. Nuestra piel arrastra mucha suciedad al final de la jornada, de hecho cada vez existen más productos en el mercado que son anti polución, es decir, protegen nuestra piel de los agentes externos que provocan un deterioro como puede ser la contaminación o el Sol, entre otros agentes.

Además, deberíamos realizarnos asiduamente una limpieza más en profundidad en manos de una profesional, con ello conseguiremos eliminar las impurezas y puntos negros sin agredir en exceso nuestra piel, eliminando así células muertas, restos de maquillaje o impurezas. Tras ello, conseguiremos una piel receptiva y preparada para absorber todos los principios activos de los productos que nos apliquemos a diario.

¿Cada cuánto se hace una limpieza facial?

Aquí influyen algunos factores, dependiendo de la necesidad de cada piel, sea mixta, grasa o seca, pero se recomienda mínimo hacerlo dos veces al año.

Para ello, la profesional evaluará la piel aconsejando el seguimiento necesario para cada caso. Lo ideal es siempre en cambios de estación, por ejemplo, después del verano (octubre), donde la piel ha sido expuesta y agredida por el sol y antes del verano (abril) para reforzarla después del frío del invierno y prepararla para la etapa de calor.

Sin embargo, es cierto que existen pieles que necesitan una limpieza facial cada 2/4 meses, bien por su tipo de poro o simplemente porque el estilo de vida que lleva la persona influye bastante ya sea por su trabajo o debido a una alimentación poco adecuada.

En Policlínica del Río-Hortega contamos con varias técnicas de limpieza facial:

  • OZONE HIGIENIC FACE: Es una limpieza facial tradicional, donde el peeling manual y el vapor/ozono nos ayudará a la extracción de poros (también manual). Todo ello, con la previa limpieza con tónico y leche limpiadora, finalizando el tratamiento con una ampolla concentrada específica acompañada de un masaje facial y mascarilla.
  • DIAMOND HIGIENIC FACE: Limpieza facial con la última y más avanzada tecnología del sector, realizándola a través de la dermoabrasión (punta de diamante) y de la espátula de ultrasonidos, que purifica nuestra piel de manera limpia, sin apenas dolor. Podrás relajarte y tener una experiencia única. Todo ello acompañado de la mejor cosmética a tu disposición.

Dicen que la cara es el reflejo del alma… ¡cuidala!