¿Son efectivas las plantillas biomecánicas? ¿Debo usarlas?

Antes de empezar este artículo queremos dejar claro que cuando se lee ‘plantillas’ se hace referencia a las plantillas biomecánicas personalizadas, no a las estándar que venden en ortopedias o supermercados.

Se le llama personalizadas porque son hechas a medida para cada paciente en particular y son biomecánicas porque actúan sobre la mecánica del cuerpo humano. La mayoría de problemas en el pie tienen un origen biomecánico.

La biomecánica estudia el comportamiento mecánico humano y la podología es la rama de la medicina especializada en biomecánica del pie y resto de los miembros inferiores (tobillo, rodilla, cadera), siendo los podólogos los profesionales indicados para evaluar y tratar sus problemas.

Otro punto que ha de quedar claro es que antes de prescribir plantillas hay que realizar un estudio biomecánico riguroso, que es el que nos ayuda a conocer o prevenir la dolencia, la causa de ella y el tratamiento adecuado.

¿Cuándo debo usar plantillas?

Aunque NO todo el mundo necesita plantillas, hay varios tipos de pacientes candidatos al uso de plantillas. Por ejemplo, el que decide comenzar una actividad como correr, en el que los pies van a recibir el triple de carga por la velocidad y el impacto durante la carrera. Si no corres pero te gusta salir a la sierra a realizar caminatas y cuando llevas un rato andando notas dolores en la cadera o en la planta del pie, y más tarde en las lumbares, también deberías ver a tu podóloga especialista para una evaluación biomecánica. Se pueden aliviar muchos dolores en los pies, pero es curioso cómo en numerosas ocasiones mediante las plantillas podemos ayudar a prevenir y descargar más en las zonas superiores que en los mismos pies.

Hay patologías que acaban en cirugía, como por ejemplo los juanetes o los dedos en garra, pero el uso de plantillas en su debido momento evita que vayan a más e incluso a prevenirlos. Los juanetes no aparecen porque sí, son a causa de una descompensación biomecánica. Si en tu familia hay tendencia a sufrirlos, lo más probable es que a ti o tus hijos también los padezcáis. Una exploración podológica a tiempo ayudará a evitar su aparición, al igual que si vas a operarte de ellos también necesitarás plantillas después, puesto que la causa biomecánica seguirá existiendo y habrá un alto porcentaje de probabilidades de que vuelvan a aparecer, encargándose de mantener el pie dentro de unos parámetros de normalidad.

¿Llevaré cómodas unas plantillas biomecánicas?

Sí, 100%. Son un traje a medida. Además las forramos por la parte de arriba con materiales blandos para mayor comodidad. Unas plantillas solo de materiales blandos no corrigen biomecánicamente, solo acomoda. NO están recomendadas en la mayoría de pacientes, ya que los materiales blandos se deforman en un corto periodo de tiempo haciendo que la patología estructural se acentúe y provocando dolores a larga en rodillas, por ejemplo. Realizamos plantillas en materiales resistentes para controlar la pisada y con grosores tan mínimos con 2-3 mm, lo que no condiciona el uso del calzado habitual.

¿Tengo que llevarlas toda la vida?

De los 3-4 años y hasta poco antes de que el crecimiento se estanque es posible corregir las patologías biomecánicas y llevar sólo el tratamiento durante estos años. Una vez superada esta etapa el uso de plantillas sí será de por vida. Por ello, desde Policlínica del Río-Hortega promovemos la salud de los pies de los más pequeños, recomendando a padres y madres que se acerquen con ellos a consulta si notan cualquier anomalía en los pies y la manera de caminar de sus hijos.

El uso de plantillas en adultos es para controlar, no para corregir.