Consejos para cuidar tus plantillas personalizadas

Unidad de Podología en Santa Pola (Alicante). Policlínica del Río-Hortega

Si ya estás bajo tratamiento con nuestras plantillas personalizadas, felicidades, esperamos que tu dolencia mejore cada día y que regreses en un año o dos según el uso que les des. Las plantillas no son para toda la vida por desgracia. Nuestros pacientes lo saben ya que ellos mismos regresan al año para renovar el tratamiento ortésico: en la mayoría de ocasiones por desgaste del forro pero en otras por pérdida de propiedades del material principal del tratamiento. Cuando entregamos en consulta las plantillas, os damos una serie de pautas para su cuidado ¡¡pero nada más salir de la clínica se os olvidan!!

A continuación os dejamos un recordatorio para el cuidado de las plantillas y evitar que se estropeen:

 

  • Sé cuidadoso cuando cambies las plantillas de un calzado a otro. El material flexible del forro se puede despegar del material rígido y acabar rompiéndose.
  • Límpialas de vez en cuando con toallitas o un trapo húmedo. ¡Nunca en la lavadora!
  • Sécalas tras limpiarlas siempre, pero con cuidado… ponlas sobre una superficie plana en horizontal y no dejes que les dé el sol directo en épocas de calor. Sobre todo no uses la secadora ni las dejes cerca de fuentes de calor como radiadores o estufas.

Esperamos que os sea de utilidad y que lo consultéis con nuestra podóloga siempre que haga falta para alargar la vida útil de vuestro tratamiento.